Perfiles: El síndrome Calleja.

Hay algo que me inquieta. Bueno, en realidad hay muchos temas que me inquietan, pero al hilo de mis cosicas de soltera, debo confesar que este asunto me tiene completamente desconcertada.
¿¿Sabéis ese señor llamado Jesús Calleja?? ¿¿Ese que es una suerte de hombre orquesta de los deportes de riesgo, del montañismo, del motor y de todas esas disciplinas que entrañan un cierto peligro para la integridad física?¿¿Ese que es el protagonista de "Tu, a León y yo, a California" con Owen Wilson en el papel de hermano gemelo??
2440561_640px

Pues ese señor ha causado mucho daño al género masculino y con esta afirmación me estoy arriesgando a que me lluevan unas cuantas callejas collejas de algunos amigos que tienen una manifestación leve de este síndrome.
Se está haciendo cada vez más frecuente esta "enfermedad" y la verdad es que hay quien debería mirárselo porque la cosa va de mal el peor.
No he podido resistirme a sacar unos cuantos pantallazos para que entendáis de qué hablo.

orquesta1orquesta1orquesta1sinfonica1sinfonica1sinfoniadeportiva
Resulta que como arma de seducción masiva hoy en día se lleva eso de ser el Madelman multitarea. En todas las fotos de perfil salen (de lejos, claro) practicando snowboard, buceo, surf, paracaidismo, puenting, espeleología, montañismo, escalada, rafting, etc...por supuesto si el telón de fondo es exótico y lejano, consideran que eso elevará su sexappeal al nivel de Bradley Cooper, y yo la verdad pues no lo veo. Literalmente. Porque no se les distingue, oiga.
No sé de dónde han sacado la idea peregrina de que nos parecen más deseables cuando hacen esas cosas; serán seguidores, claro, de las teorías neolíticas del hombre cazador que corre peligros y la mujer recolectora que fabrica niños. Eso de gestar y parir, entraña más riesgos y adrenalina que todo Desafío en el Everest de "Jesusito de mi vida" Calleja, pero bueno, aceptaremos barco como animal acuático.
De todas estas actividades, hay una que destaca sobre las demás en nivel de adeptos. De verdad,...¿¿hay taaaantos aficionados al snowboard en España??. Si nos fiamos de las fotos, las estaciones de esquí están rebosantes de solteros aventureros, y nosotras haciendo el tonto, tratando de ligar en un bar de tres al cuarto, cuando lo más florido de nuestro producto nacional en edad casadera, está retozando como osillos polares en la nieve. Eso en invierno. En verano, tooooodos a la playas de Cantabria a hacer surf dejando su melena rubio californiano al viento y haciendo la croqueta en la arena, que mola un montón.
En su pelea por parecer originales y aventureros no se dan cuenta que están cayendo en lo mainstream (traducción: culo veo, culo quiero en moderno)porque que yo sepa, nadie les ha pedido que se cuelguen de un 8.000 para conquistar nuestras bragas nuestro corazón.
Como comentaba ya en  El runner vigoréxico pierdo el norte entre lo que es pura y genuina afición, la adicción y lo que termina siendo, en resumen, una huída hacia adelante para evitar la soledad y el aburrimiento. Según el famoso barómetro del "Loquepiensalagentequedebemoshacer Institute", si no te juegas la vida al menos una vez a la semana, no eres un macho digno de las mujeres de hoy.
Son cientos los perfiles en Tinder y sucedáneos que han tomado por norma hacerse un book "Calleja" para ser más popular. Eso significa que habrán ido una vez a La Pinilla a tratar de aprender a hacer snow. El intento les habrá durado 10 minutos, una luxación de rodilla y una foto donde NO SE LES VE LA CARA. Ergo no es útil. En la que está buceando, puede ser su primo el de Canarias que le gusta hacer submarinismo y le "prestó" la foto para ligar más. En fin...que soy muy, pero que muy escéptica con esta oleada de aventureros en masa que se preocupan más de transmitir esa imagen que grita: "Ehhh nena, conmigo cada día es una aventura, nunca sabes lo que va a pasar" que de ser gente accesible y normal. Mi vida, querido, ya es una aventura de por sí y el Tinder (donde es probable que te haya conocido), intrínsecamente, ya me chuta más adrenalina que un salto a 3000 metros. No necesito que ningún chaval me cuente más cuentos que el mismísimo Calleja.

No hay comentarios :

Publicar un comentario